No te enfrentes al huracán. Inclínate y conviértete en viento.

Durante esta década, gracias a la aparición de la película “El cantor de jazz” en la década anterior que introdujo el sonido en el cine, comenzó una reacción en cadena que influyó en la creatividad a la hora de hacer nuevas películas, ya que al partirse de un cine sonoro, hace que los directores presenten mas recursos en sus películas a la hora de crearlas.
Tras su experiencia en “La quimera del oro” (1925), Charles Chaplin rodó “Luces de la ciudad” (1930). Lo cierto es que Chaplin se adentró en el sonoro con una soltura prodigiosa. En Tiempos modernos (1935) alcanzó la cumbre de su crítica contra la inclusión de la máquina en la sociedad productiva.

En esta década podemos destacar tres grandes películas que son todavía conocidísimas a día de hoy:

King Kong es una película de aventuras de 1933 dirigida por los estadounidenses Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack y protagonizada por Fay Wray, Robert Armstrong y Bruce Cabot. La película fue producida por la compañía cinematográfica RKO Pictures y escrita por Ruth Rose y James Ashmore Creelman, basándose en una idea de Merian C. Cooper y Edgar Wallace.
Trata sobre el hallazgo de Kong, un simio gigante, en una isla prehistórica perdida y sobre cómo fue capturado y llevado a la civilización contra su voluntad.
En 1932, un año antes del estreno de la película, Delos W. Lovelace publicó una novelización del guión de King Kong, con algunas escenas que no están presentes en la película. King Kong fue estrenada por primera vez en Nueva York el 2 de marzo de 1933, en el teatro Radio City Music Hall.

 

Frankenstein (1931) es una película, dirigida por James Whale, basada en la novela Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley. Está protagonizada, entre otros, por Boris Karloff y Colin Clive. La secuela está dirigida por el propio Whale.
Poco antes de su boda con Elizabeth (Mae Clarke), el joven doctor Henry Frankenstein (Colin Clive) y su asistente jorobado Fritz (Dwight Frye) deciden crear vida humana a través de la unión de diversos restos humanos. El problema está en que el cerebro escogido pertenecía, en vida, a un criminal y por ello el monstruo de Frankenstein (Boris Karloff) sólo conoce el odio, el horror y el asesinato. Ahora, sus vidas corren peligro.

Lo que el viento se llevó (en inglés Gone with the Wind) es una de las películas más famosas de la historia del cine. Basada en la novela del mismo título de Margaret Mitchell (ganadora de un Premio Pulitzer), su rodaje, que duró 125 días, supuso cambios importantes en la técnica cinematográfica. En el momento de su estreno fue la película más cara y larga que se había rodado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: