No te enfrentes al huracán. Inclínate y conviértete en viento.

El punto y la línea, pese a su simplicidad plástica, son dos de los elementos básicos más importantes del lenguaje visual y a partir de ellos podremos crear imágenes que nos sugieran distintas sensaciones y emociones.

El punto indica posición, no tiene largo ni ancho, no ocupa una zona en el espacio, es el principio y fin de una línea y es donde dos líneas se cruzan. Variando adecuadamente los tamaños, las formas y los colores de un punto se puede crear una sensación visual de profundidad. El punto tiene capacidad para atraer la mirada del espectador.

La línea surge del trazo que deja un punto en movimiento sobre una superficie. Como cualquier otro signo puede trazarse con diversos instrumentos y sobre diversos materiales. Con ella se pueden expresar ideas, emociones y sentimientos. Una línea puede ser horizontal, vertical, oblicua o quebrada:

Una composición en la que predominen líneas horizontales expresará sensación de reposo, tranquilidad, quietud y frialdad. Si predominan líneas verticales dará sensación de fuerza, elegancia, ascencesión o espiritualidad. Las líneas oblicuas expresan inestabilidad y si son demasiado concurrentes, sensación de profundidad. Por otro lado, las líneas curvas expresan dinamismo y movimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: